FacebookPixel
Lo que usted necesita saber sobre el mercado inmobiliario
Vuelta \ ISLA DE MADEIRA - 600 años de historia

ISLA DE MADEIRA - 600 años de historia

14 oct 2019
ISLA DE MADEIRA - 600 años de historia
1418, es el año designado como el año del descubrimiento de la isla de Porto Santo, una circunstancia que ocurrió después de una tormenta en alta mar que desvió un bote que seguía a la costa africana. Un año después, en 1419, se avistaron otro pedazo de tierra, que se llamaba Madeira, debido a la abundancia de esta materia prima.
600 años del descubrimiento del archipiélago de Madeira
 
Descubrimiento
 
 
"Pasamos la gran isla de Madeira,
¿Cuál de la gran arboleda se llama;
De los cuales poblamos el primero,
Más famoso por su nombre que por la fama.
Pero no porque el mundo sea el último,
¿Cuántos venus amas?
Antes, siendo tuyo, había olvidado
De Cypro, Guido, Paphos y Cythera. "
 
 
"Las Lusiadas", Luis de Camões
 
 
1418, es el año designado como el año del descubrimiento de la isla de Porto Santo, una circunstancia que ocurrió después de una tormenta en el mar que desvió un bote que seguía la costa africana. Gonçalves Zarco y su tripulación fueron salvados por este pequeño pedazo de tierra que llamaron Porto Santo.
 
Un año después, en 1419, se avistaron otro pedazo de tierra, que se llamaba Madeira, debido a la abundancia de esta materia prima.
 
Gonçalves Zarco, Tristao Vaz Teixeira y Bartolomeu Perestrelo son los tres navegantes que llegaron aquí y se quedaron aquí, cada uno con su capitanía. Porto Santo a Bartolomeu Perestrelo, Machico a Tristao Vaz Teixeira y Funchal a Gonçalves Zarco, unos años más tarde, en 1440, después del comienzo del Ciclo de Población, en 1425, por orden de D. João I.
El asentamiento
 
Los tres capitanes y familias terminaron el asentamiento de las islas de Madeira y Porto Santo, un proceso gradual que involucra a personas de todo el reino. Desde el Algarve, se fueron algunos de los principales colonos, con funciones importantes en la implementación de las bases del sistema de propietarios. También podemos mencionar en este proceso el norte de Portugal, es decir, la región de Entre Douro y Minho, origen de quienes intervinieron específicamente en la organización del espacio agrícola.
 
Desde el Algarve, desde las ciudades de Tavira, Lagos, Silves, Aljezur y Sagres, también hay varias personas que viajan a las nuevas islas del Reino. Los sirvientes, escuderos, caballeros y nobles se enumeraron para marcar el comienzo del asentamiento, que rápidamente se expandió geográficamente a otras áreas, como Santa Cruz, Cámara de Lobos, Ribeira Brava, Ponta do Sol y Calheta.
 
Ciclo de cereales
 
Hasta los años setenta del siglo XV, el paisaje agrícola estaba dominado por campos de maíz. El cultivo de cereales dominó la economía de Madeira, generando grandes excedentes de los que se abastecían los puertos del reino, las plazas africanas y la costa de Guinea.
 
Todo esto fue el resultado de la alta fertilidad del suelo causada por la quema para dar paso a las primeras áreas de cultivo. De acuerdo con algunos registros que datan de principios del siglo XV, se cosechó una cosecha de tres mil moios (unidad de medida equivalente a 60 bushels), superando el 65% de las necesidades de la población local.
 
Mil Moios estaban destinados a abastecer las fábricas costeras africanas.
 
Sin embargo, desde la década de 1960 en adelante, la introducción y la expansión del cultivo de la caña de azúcar condujeron a una caída significativa en el cultivo de cereales, lo que condujo a una producción deficitaria a partir de 1466, lo que comprometió severamente los compromisos de suministro de las plazas y fábricas africanas. Desde entonces, se ha hecho necesario importar gran parte del grano que se consumió.
 
En 1479, la cosecha fue de solo cuatro meses, dependiendo de su suministro al cereal restante importado de las Azores y las Islas Canarias.
Ciclo del azúcar
 
En el siglo XV, Madeira comienza un nuevo ciclo económico. El ciclo del azúcar, también conocido como Ouro Branco.
 
Importada de Sicilia, la caña de azúcar transforma rápidamente el paisaje por completo, convirtiéndose en una fuente de ingresos por excelencia, atrayendo esencialmente a comerciantes de varias partes de Europa. La ciudad de Funchal se convierte en el centro del mundo y la caña de azúcar es el principal motor de la economía de Madeira.
En 1472, el azúcar de Madeira comenzó a exportarse directamente a Flandes, convirtiéndose en el principal centro de distribución, haciendo que la isla de Madeira sea reconocida como un eje importante en las relaciones económicas entre Portugal y Flandes.
 
La producción de caña de azúcar ha atraído y establecido aventureros y comerciantes de los más diversos orígenes, especialmente italianos, vascos, catalanes y flamencos.
El comercio de azúcar en Madeira alcanzó su punto máximo en la década de 1920, coincidiendo con el negocio del arte flamenco y coincidiendo con la datación de la mayoría del arte flamenco en la isla, lo que demuestra la prosperidad comercial que era notoria. Se importaron obras de proporciones gigantescas, principalmente pinturas, aparatos trípticos o retablos mixtos, así como grandes imágenes de Brujas, Amberes y Malinas. También se importaron objetos de plata y cobre y lápidas con incrustaciones de metal de Flandes y Henao, como los que se ven actualmente en la Catedral de Funchal y en Museos como el Arte Sacro.

Hasta la primera mitad del siglo XVI, Madeira era uno de los principales mercados para el azúcar en el Atlántico, sin embargo, este ciclo terminó, con el comercio de la caña de azúcar en otros mercados. Otro ciclo se convirtió en el protagonista.
Ciclo del vino
 
La reina de la caña de azúcar ha dado paso al rey, el vino, el licor, famoso y apreciado en los cuatro rincones del mundo. Incluso William Shakespeare, a mediados del siglo XVI, destacó en su obra "Ricardo III" la creciente notoriedad de Madeira Wine, destacando a Malvasia en un drama en el que el duque de Clarence, hermano del rey Eduardo IV de Inglaterra, se ahoga en una tina de Vino de Madeira.
 
El viñedo de Malvasía fue hecho por los sacerdotes jesuitas después del gran saqueo corsario de 1566.
 
La disminución de la producción de azúcar a finales del siglo XVI obligó a reinventar la producción agrícola, y el paisaje estaba ocupado por viñedos. Así comienza un nuevo ciclo económico en la isla de Madeira, que una vez más diseñó esta pequeña isla internacionalmente, creciendo junto con la producción de vino una nueva clase social, la burguesía.
 
Con este nuevo ciclo, se abrieron nuevos mercados, especialmente el inglés, y con ellos la fijación en la isla de la madera de importantes comerciantes ingleses que gradualmente comenzaron a controlar esta producción. Ya era el siglo XVII y se abrieron y consolidaron nuevos horizontes y mercados para la transacción de este néctar de los dioses, a saber, América del Norte y las Antillas. En los siglos XVII y XVIII, Funchal se mudó de Sugar City a Wine City.
 
El siglo XIX trajo consigo dos epidemias graves que atacaron las vides causando pérdidas sustanciales. Para sortear esta situación y garantizar su mantenimiento en el mercado internacional, los enólogos han optado por plantar variedades de uva más resistentes pero de menor calidad.
 
Era necesario reinventarse una vez más ...
 
Ciclo de turismo
 
En el siglo XIX, los visitantes de la isla se distinguían entre pacientes, viajeros, turistas y científicos. La mayoría de los visitantes pertenecían a la rica aristocracia europea, a saber, príncipes, princesas y monarcas que encontraron en la isla de Madeira, un puerto esencialmente terapéutico.
 
Sin embargo, algunas de las características únicas de esta isla llamaron la atención de quienes nos visitaron, a saber, caminar, montar a caballo y hamacas, lo que permitió explorar más allá de los límites de la ciudad, con el interior buscado por los visitantes. Entonces fue necesario crear un conjunto de infraestructuras para apoyar a los que se mudaron tierra adentro, esto en los años cuarenta del siglo XIX. Pero no fue hasta 1887 que se estableció una red adecuada de posadas fuera de Funchal. Este hecho no colisionó con las estructuras existentes en el sur, a saber, casas y granjas.
 
Fue precisamente en este momento que la primera Guía turística, que data de 1850, apareció para apoyar a los visitantes y turistas. Esta guía destacó la isla desde un punto de vista histórico y geológico, además de destacar la flora, la fauna y las costumbres.
 
Los ingleses y alemanes fueron los primeros en sentar las bases para la construcción de la cadena hotelera de Madeira.
 
Fuente: 600 años de Madeira

Vea También